13 de enero de 2009

SIMONA JOSEFA MANZANEDA

Nació en Mecapaca – Departamento de La Paz, en 1770. Fue hija natural de María Josefa Manzaneda. Era llamada “la jubonera” porque se dedicaba a la confección de jubones (especie de chalecos con cuello rígido que vestían las cholas de la época).

Participó activamente en la revolución paceña del 16 de julio de 1809. En la etapa preparatoria, penetraba en los cuarteles, ocultando en el ruedo de su pollera, las instrucciones sobre los planes de la Revolución; negociaba armas y municiones, y concienciaba al pueblo sobre los ideales de la libertad.

Durante la Revolución, dirigió a los habitantes del cerro de Santa Bárbara para que apoyaran a los insurgentes, exigiendo Cabildo Abierto. Sofocada la Revolución, el vil Goyeneche ordenó detener a los patriotas que habían dirigido el levantamiento popular. Simona Manzaneda, disfrazada de india, huyó por la noche hacia su chacra de Mecapaca, donde continuó con su industria jubonera.

En septiembre de 1814, Manzaneda arengó y guió al pueblo en apoyo a la campaña hacia La Paz, organizada por la Junta del Cuzco, bajo el mando de Juan Manuel Pinelo, colaborado por el cura Ildefonso de las Muñecas.

A fines de 1816, el Comandante español Mariano Ricaforte, enviado por el nuevo Virrey del Perú Joaquín Pezuela, para escarmentar al pueblo de La Paz por ese levantamiento; capturó a Simona Manzaneda y la sentenció a muerte. “Desnuda, cortado el hermoso cabello, puesta una coraza y a la espalda un cartelón de la sentencia de muerte, montada en un asno, recorrió las calles de la ciudad; flagelándosela con 50 látigos en las cuatro esquinas de la plaza; después de todo lo cual, fue baleada, por la espalda” (URQUIDI, José Macedonio. “Bolivianas Ilustres”. Ediciones Populares. La Paz – Bolivia, 1967).